No soy todo lo que ves, ni ves todo lo que soy.

“A menudo las personas dicen que aún no se han encontrado a sí mismas. Pero el sí mismo no es algo que uno encuentra, sino algo que uno crea”

 Thomas Szasz

Nadie tiene que saber mejor que tú como eres.

Tú eres el responsable de tu personalidad.

Sé que eres mucho más de lo que veo a simple vista y que lo que muestras no siempre es lo que sientes.

Tu pasado, tus aciertos y errores no te definen, te hacen e hicieron. Lo que te define es tu actitud general frente a la vida. Lo que te define es cómo te haces a ti mism@, como te abres puertas y aprovechas oportunidades, y no cómo los demás te veamos o lo que a las personas nos interese creer. Lo que otros deduzcamos de tu apariencia, de tus diversos gustos, de tu profesión o de tus preferencias generales no te define y está altamente influido por el estado interior de cada cual y las emociones que en nosotros despiertas.

No soy todo lo que ves, ni ves todo lo que soy. 

Las reacciones de los demás no son siempre proporcionales a la validez de tus argumentos. La visión de los demás está condicionada por sus creencias y experiencias. La afinidad es una cuestión de valores y sensaciones en común. No te definas por expectativas ajenas. Date forma desde el amor y el respeto. Sé lo que realmente quieres ser, no lo que crees que debes ser o esperan que seas.

Es tu progresión de actos, no una acción, sino el rastro general que el cúmulo de estas van dejando, lo que marca el contorno de tu personalidad. Asegúrate de que estas cuenten la verdad,  asegúrate de que tus acciones sean coherentes con lo que se engendra en tu corazón, porque como llevas a cabo la gestión de tu vida cuenta mucho de ti. Los detalles hablan de ti.

Es la progresión de tus actos lo que marca el contorno de tu personalidad. 

Por favor, deduzcamos menos y conozcamos más, miremos más allá de lo que los ojos pueden alcanzar, porque ahí, donde pocos se atreven a mirar, ahí reside la verdad de cada cual.

Ahí, donde pocos se atreven a mirar, ahí reside la verdad de cada cual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *