No te olvides de ti.

Necesitamos compararnos menos y mejorarnos más; compaginar el admirar lo ajeno con cuidar nuestro interior con continuidad y también sabernos premiar. No ocultes la letra pequeña de tu personalidad, quien sea capaz de leerla con el corazón, se quedará. porque al fin y al cabo, más vale conseguir menos siendo uno mismo que mucho a costa de no reconocerse.